7-BAJ «Carro»

“-Así es. El hombre decían, debe afrontar la realidad. Debe Afrontar el presente. Todo lo demás debe desaparecer. ¡Las hermosas mentiras literarias, los vuelos de la fantasía, deben ser derribados a tiros! Y los alinearon contra la pared de una biblioteca un domingo por la mañana, hace treinta años, en 1975. Alinearon a Santa Claus, y al Jinete sin Cabeza, y a Blanca Nieves y Pulgarcito, y a mi madre la Oca. Oh, ¡Qué lamentos!, y quemaron los castillos de papel y las ranas encantadas y a los viejo reyes, y a todos  los que “fueron eternamente felices” (pues estaba demostrado que nadie fue eternamente feliz), y el “había una vez” se convirtió en “no hay más”.” Ray Bradbury, Crónicas Marcianas, Pág. 140.

Carro seguidor de línea:

Una metáfora a los juegos ejercicios de control enseñados en ingeniería pero que se trasladan a la cotidianidad de la sociedad contemporánea, un ir y venir sin principio ni fin.

Participante de la séptima versión de arte joven Confenalco 7-BAJ. 2019

7-BAJ «Relojes»

La obra solo hace parte de la realidad cuando hay un espectador se presenta dando vida, un donador de su tiempo. Un ser que de una forma voluntaria o porque no, involuntaria, brinda esa cantidad de energía necesaria para existir. Ya de una forma un tanto irónica la pieza hace evidente ese tiempo adsorbido, intentando exaltar como en muchas ocasiones se entrega este, tan solo por pretender hacer parte de una sociedad.

Tiempo

Participante de la séptima versión de arte joven Confenalco 7-BAJ. 2019

A un paso

En esta ocasión quisiera despertar en el observador un sentimiento de vulnerabilidad, convivimos en una sociedad sometida por la violencia desde múltiples áreas; los grupos ilegales en disputa de zonas, el machismo, la religión, los partidos políticos y situaciones tan irrisorias como la simpatía por un equipo de fútbol. De esta situación quiero resaltar lo conocido como una frontera invisible, lo cual en el contexto de Medellín representa una delimitación de un territorio por parte de un grupo al margen de la ley dentro de la ciudad, y este fenómeno no discrimina a ningún tipo de persona, sea niños o adultos, hombres o mujeres, al cruzar una calle especifica te conviertes en un objetivo.

Dentro de este fenómeno encontramos algunos símbolos, pero en el caso particular se destaca el lanzar los zapatos a uno de los cables de energía como dos significados; una zona en la que se vende sustancias ilegales o una zona de la cual no se debe cruzar. Un símbolo indudable para muchos y contemplado con ingenuidad por algunos otros, pero evidencia de una condición de violencia que resalta la fragilidad del ser humano en nuestra sociedad.

“A un paso” una obra compuesta por zapatos de cerámica que están colgando en el techo del lugar de instalación, estos están colgados de forma aleatoria alrededor de una bombilla que se enciende y apaga con la frecuencia cardíaca promedio de una persona, pero al estar cerca a la bombilla la velocidad del palpito cambia, alcanzando la velocidad promedio del corazón humano cuando se tiene miedo, se está alterado o cuando se ha corrido, dando una sensación de alteración.

Nos encontramos ante una metáfora donde la luz intenta representar esas sensaciones vinculadas a las situaciones en las cuales nos sentimos amenazados, vulnerables o en peligro.

Ver en Behance

La Frontera

“La frontera” muestra un carro blanco de dos ruedas, el cual está ubicado en un mapa de Medellín dividido por comunas, en este se desplaza el vehículo sin la posibilidad de pasar de una comuna a la otra, simplemente obedeciendo a un patrón, moviéndose de forma aleatoria pero sometido al espacio en el cual se encuentra inmerso.

Ver en Behance

 

 

error: Contenido protegido